Campo de violetas

Una violeta…

Una violeta por cada día, corazón, en que seas libre…

Una violeta por cada día en que renuncies al sufrimiento,
en que dejes que las dependencias no te arrastren,
en que creas que las renuncias son beneficiosas.

Una violeta…

Una violeta por cada ceniza que vuele lejos, sin quemar tu sonrisa,
por cada noche de insomnio que venzas con sueño profundo,
por cada lágrima que no se derrame por las mejillas.

Una violeta, corazón, por cada latido tuyo que me devuelva a la vida
y purifique la inexistencia en que deambulo.

Una violeta…

Una violeta por cada día en que la mente escuche el silencio
y me sostengas, con fuerza,
para no caer en el acantilado de la tristeza,
y bombees la sangre que me devuelva la alegre sonrisa.

Una violeta para llenar mi jardín, verde,
con colores que ahuyenten a los cobardes que quieren cortarlo.

Una violeta…

Una violeta por cada día, corazón, en que seas libre…

Un campo de violetas para contemplar las estrellas
cuando el sol se haya ido y tú, corazón,
seas el único que palpita hasta que mi vida se extinga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s