Esfelicidad: Origen

Hace un mes, en medio de mis vacaciones pensé que en esta sociedad hay cubierta casi cualquier necesidad, independientemente del orden que tenga. Buscaba en mi mente algo que pudiera hacer para hacer felices a los niños o los jóvenes, pero me di cuenta que realmente ellos son los más felices, sobre todo los más enanos. Y pensé que lo que hacía falta eran “escuelas de felicidad”.

Con esta idea en la mente, busqué en google y voilà… Allí estaba el blog de Rafael Santandreu: Escuela de felicidad. Después de investigar un poco y leer algunos post, tuve tanta curiosidad por el tipo de mensaje que desprendía que me embarqué en el pensamiento de poder hacer un postgrado en Terapia Racional Emocional Conductual (TREC), pero había un pequeño problemilla y es que tendría que tener estudios de Psicología, Medicina, Psiquiatría u otros estudios relacionados con el ámbito de la salud. Lo intenté, no demasiado porque realmente en este momento particular de mi vida, hacer el postgrado aún salvando las barreras iniciales suponía estar en Barcelona cada fin de semana durante todo un curso académico.

Pero con la misma ilusión, pude asistir a una de las tertulias que se organizan en Barcelona. Allí descubrí a Mónica, una chica fantástica, la que también escribe en el blog con Rafael, y que dirige la tertulia. Recuerdo que en aquella ocasión la tertulia giraba en torno al a, b, c secundario. Se trataba de razonar qué ocurre cuando los pensamientos y las emociones se enredan en una espiral negativa por un simple acontecimiento inicial que nos incomoda. Por ejemplo, hablar en público. Si no somos buenos oradores podemos pensar que nos quedaremos en blanco y sentir nervios. Y a su vez pensar que no deberíamos quedarnos en blanco y eso hacernos estar aún más nerviosos, tanto que podemos bloquearnos. ¡Con lo fácil que es parar el pensamiento, respirar y pensar que no pasa nada, que no es horrible la situación, que podemos hacerlo y que lo haremos bien! En realidad el consejo es sencillo y podemos aplicarlo a muchas partes de nuestra vida: me llevaba una gran lección. Pues más aún pude conversar con ella tras la tertulia y esto me animó aún más a seguir escribiendo para que la gente fuera feliz, descubriéndose a si misma. Por eso es el primero de los blogs que sigo, porque creo que todos podéis encontrar allí comentarios atractivos que os puedan descubrir otro punto de vista sobre la realidad que vivimos.

Por otro lado, no dejo de ser economista, y tener un trabajo en el que a la par que responsabilidad profesional cada vez más creo que hay que valorar un poco el apartado personal, sobre todo si se trabaja en equipo y esto ocupa la mayor parte de las horas de día. En este apartado, aunque hasta ahora he escrito sobre situaciones y experiencia vividas, quizás algún día me decida a dar alguna visión económica de nuestra vida. Por ahora, sólo para quien quiera conocer con mayor detalle y explicación algunos de los temas que salen cada día en periódicos y televisión, os recomiendo echar un vistazo a Nada es Gratis. Siempre hay algo interesante que leer y es fácil de entender.

Por último y no por ello menos importante, creo que tenía una deuda conmigo misma y con aquellos que conocían esta faceta de mí: mi faceta de dejarme llevar por una libreta en blanco y escribir… escribir mi diario, o mis devaneos, o mis anhelos… relatos, poesía, o simplemente pensamientos que luego compartía con los que eran más cercanos y me animaban a extenderlos a más público. Pues bien, gracias a esos amarillos que me han acompañado en los últimos meses y que me han ayudado a iniciar una etapa de cambio, decidí compartir todo esto con todo el que quiera. Porque al compartir, el corazón de ensancha de alegría y ser feliz es una realidad.

Soy tímida, por naturaleza. Y quizás porque estoy en etapa de cambios importantes no me muestro completamente, pero espero que eso no afecte a aquellos que paséis por aquí: no dudéis en comentar, compartir vuestras experiencias o escribirme. Poco a poco iréis conociéndome y quién sabe si seremos nuevos amigos. En el libro El mundo amarillo, Albert Espinosa dice que “lo que más ocultas es lo que muestra más de ti“. Es decir, “al mostrar los secretos te harán especial. Sea lo que sea, era tuyo y ahora es de muchos. Todo lo que ocultas es lo que más muestra de ti“. Pues bien, con este blog todo lo que soy, quiero compartirlo con aquellos que busquen ser felices y me encuentren o aquellos que por ser muy cercanos sepan de su existencia. Para todos ellos, mi entrega será por igual y espero de corazón que tanto si comentáis o me escribís directamente, como si simplemente pasáis por aquí, su lectura os sea de gran ayuda personal.

El nombre… para que cuando alguien os pregunte qué es lo que sentís digáis: “es felicidad”. Y el color… verde… porque es el cristal a través del que, por suerte, yo veo la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s