El Yin y el Yang

Hoy compartiré mis primeros contactos con la medicina china y la filosofía que la envuelve. En particular, describiré la teoría del Yin-Yang, que proviene del pensamiento naturalista y taoísta, cuya base son dos opuestos complementarios. El Yin y el Yang más que conceptos míticos son dos nombres que permiten describir la relaciones entre las cosas y con el universo. Y es que la medicina china cada individuo es un todo que hay que entender para poder identificar el problema y la solución adecuada.

El ideograma del Yin y del Yang originalmente se vinculaban a los lados de la montaña. El Yin era el lado sombrío de la montaña, mientras que el Yang era el lado soleado. Mientras que el Yin se asocia al frío, la sensibilidad, la pasividad, lo interior y lo oscuro, el Yang se asocia con el calor, el movimiento, la actividad, la excitación, lo exterior. El Yin representa la disminución, mientras que el Yang es el aumento. Mientras que el Yang se une al Sol y se relaciona con el Fuego, el Yin lo hace con la Luna y se relaciona con el Agua. El Yin es la representación de lo femenino, el Yang la de lo masculino.

Así pues, el pensamiento y la tradición médica chinos desarrollan cinco principios fundamentales para el Yin y el Yang.

1. Todas las cosas tienen dos aspectos: un aspecto Yin y un aspecto Yang
Este principio quiere decir que todas las cosas pueden dividirse entre Yin y Yang, siendo dos cualidades opuestas: el tiempo en día y la noche, el espacio en la tierra y el cielo, la temperatura en frío y caliente, el peso en pesado y ligero, las especies en hembras y machos, etc. Todo puede separarse entre arriba y abajo, delante y detrás, exterior e interior. Nuestro cuerpo incluido tiene partes Yang como son la parte superior del cuerpo, la parte delantera o las partes más superficiales, mientras que la parte inferior del cuerpo, la parte trasera o los órganos más internos se consideran partes Yin.

2. Cualquier aspecto Yin o Yang puede a su vez subdividirse en Yin y Yang
Cualquier cosa puede dividirse en Yin y Yang. Es decir, el Yin y el Yang cobran sentido cuando se relacionan, es decir, la cabeza es más Yang que el pecho, que sería más Yin, pero en relación a todo el cuerpo se sitúan en la parte Yang.

3. Yin y Yang se crean mutuamente
Este principio aboga por la existencia conjunta de Yin y Yang. Ambos existen y se diferencian porque se ponen en relación uno con otro. Es decir, si la temperatura fuera única no podrían diferenciarse el frío y el calor. Pero se puede decir que hace frío porque hay otra situación en que hace calor; es decir, ambos existen.
Por ejemplo, en una pareja puede haber uno de los miembros que se identifique con el Yin y otro con el Yang. Si uno de ellos tiene un componente más sensible o pasivo es porque el otro tiene un componente relativamente más activo o agresivo.

4. Yin y Yang se controlan el uno al otro
El Yin y el Yang existen porque se diferencian, pero conviven si hay un equilibrio entre ellos. Es decir, los extremos son malos y nunca son buenos. Si hay mucho Yin el Yang será débil y esto puede provocar una enfermedad.
Cada persona tiene cualidades de Yin y Yang, pero sólo el equilibrio entre ellas le permitirá tener una buena salud. Aquellos que tienen mayores cualidades Yin deben buscar también la luz, la apertura, la confianza pues si se quedan en su interior, estarán faltos de alegría, de optimismo, de vida. Sin embargo, aquellos que tienen mayores cualidades Yang deben buscar también el silencio, el control de sus impulsos, su yo más íntimo pues si sólo se quedan con el exterior perderán la capacidad de escucharse, de conocerse a sí mismos y de tomar sus propias decisiones.
En una pareja, el Yin y el Yang existen en tanto los dos miembros busquen la armonía. Si haya mayor presencia de Fuego, el Agua debe compensar la balanza y viceversa.

5. Yin y Yang se transforman el uno al otro
Dado que el Yin y el Yang conviven y se relacionan pueden haber cambios. Si los cambios ocurren de forma armoniosa, simplemente ambos opuestos se equilibran y el cambio forma parte del devenir natural de las cosas. Pero si, por el contrario, el Yin y el Yang están muy desequilibrados, los cambios pueden ser bruscos y drásticos: algo que era Yin puede transformarse en Yang y viceversa. En este caso la transformación en su opuesto puede hacer que algo termine, que deje de existir.
En el ejemplo de la pareja, si la relación es tal que uno de los miembros es muy agresivo y otro excesivamente pasivo se plantean tres posibles soluciones: que el diálogo permita un cambio de actitudes y se encuentre el equilibrio; que los desequilibrios provoquen situaciones de conflicto tales que se intercambien las polaridades o bien que la relación muera.

Son estas tres transformaciones las que siempre serán posibles en la práctica médica de la medicina china. Y, por tanto, las que espero ir descubriendo con mi lectura. Ojalá que siempre sea posible la búsqueda y consecución de equilibrio que tan necesario es en nuestra vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s