Larga espera, dulce final

Hay esperas que se dilatan…

Esperas que llegan para servir a la libertad,
silencios que llenan las horas vacías
antes del diálogo, antes de la noticia.

Hay esperas de horas dulces,
que mantienen el alma nerviosa,
atenta a la anticipación,
encogida, por la emoción.

Hay esperas que no se aguantan,
que desesperan la mirada,
que dibujan tormentas y crean dudas,
que dan pie a la imaginación más irreal.

Hay esperas que se dilatan
para brindar una gran oportunidad,
que cambian el rumbo de los pasos,
que se hacen de rogar,
pero producen alivio al terminar.

Larga espera, dulce final.
En ella acabará una etapa,
y otra habrá de empezar,
con mayor ilusión y
el mismo objetivo:
siempre la felicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s