Sobre renglones torcidos… aún hay sitio para soñar

Sobre tendones torcidos
la vida a veces gira sin por qué
y se pierde el sentido del ayer
y nos invaden los olvidos.

A veces la vida se escribe sobre renglones torcidos cuando nos empeñamos en mantenernos en la comodidad de las rutinas. A veces (muchas veces) dejamos pasar personas maravillosas, experiencias gratificantes y motivadoras, momentos de soledad con uno mismo por miedo a la incertidumbre que las rodea.

¿Te atreves a soñar? Este es el título de un vídeo que explica maravillosamente nuestra vida, la realidad que nos inculcan y las graves consecuencias que eso a veces provoca si nuestra mente no se presta a la reflexión, a cuestionar una visión impuesta del mundo que  no tiene por qué ser tal y como nos la cuentan. Os invito a verlo y a reflexionar sobre cuál es el lugar dónde os encontráis ahora cada uno de vosotros (zona de confort, zona de aprendizaje, zona mágica).

Hay que creer en uno mismo, ser el protagonista de la vida. Como dice el vídeo, hay que gestionar muy bien las decisiones pues aquello que uno no decide probablemente lo deciden otros por ti. Y aquí es cuando dejamos que otros nos manipulen como marionetas en un teatro.

La gestión de la emociones y los miedos. Éste es el primer paso y el camino para poder llegar hasta nuestro objetivo. Dejarse llevar por la mente creativa porque ella nos lleva al final hacia nuestros sueños, hacia aquello que instintivamente queremos hacer, pero que los miedos y el apego a la zona de confort nos pintan negro e imposible de hacer realidad.

Cada día deberíamos despertar con la ilusión de descubrir un nuevo presente (que ningún día es exactamente igual que los anteriores) y todo aquello que nos ofrezca. Claro está que no se trata de incentivar la vivencia de situaciones desagradables, pero si de probar suerte en cuanto a aquello que nos ofrezca cada instante. Un encuentro fortuito con un vecino, un saludo inesperado de un desconocido, un cartel con una frase provocativa que nos motiva mientras esperamos cruzar un paso de peatones, una dependienta borde a la que podemos sonreír para que se alegre la mañana, un abrazo con un compañero que necesitaba consejo, un encuentro casual con alguien que nos llama la atención y con el que improvisamos un café, un beso profundo al final del día de la persona a la que más amamos.

Hay que salir a la zona mágica y descubrir que hay más mundo del que nos rodea en las rutinas conocidas. Porque la vida está llena de luces y sombras que también tienen su belleza. Como las ramas torcidas de un olivo, que aún en sombras, contagian su paz y su belleza.

árbol_en_sombra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s