El arte de escuchar

“Cuando escuches a otra persona, no te limites a hacerlo con tu mente; escúchala con todo tu cuerpo. Y mientras escuchas, siente el campo energético de tu cuerpo interno. Esto aleja la atención del pensamiento y crea un espacio tranquilo que te permite escuchar sin interferencias mentales. Están dando espacio a la otra persona, espacio para ser. Es el regalo más precioso que le puedes dar.”

El poder del ahora, Eckhart Tolle

La mayor parte de nuestro tiempo en el día nos la pasamos escuchando a otras personas, los ruidos de la calle, las conversaciones de los vecinos, de la gente que va en el bus, en el metro o que nos cruzamos por la calle. Escuchamos la tele, la radio o la música mientras paseamos por la ciudad. El silencio apenas brilla cuando se despierta el día o cuando se acaba para poder tornar a descansar y recuperar las energías para afrontar un nuevo día.

Y siento tanto el tiempo que nos pasamos escuchando, ¿cuánto y cómo de bien somos capaces de escuchar?

Hay personas que sólo escuchan lo que quieren, como se suele decir. Pero para mi entender, no sólo escuchan lo que quieren, sino que tratan de escuchar todo lo que se dice y capturar y retener en la memoria aquello que por interés, por orgullo o motivos varios les interesa. Digamos que son atentos oídos que andan al acecho del cotilleo, pero sólo cuando les interesa.

Hay personas que nunca se enteran de nada. O que no se quieren enterar. Y la verdad es que a veces las envidio, porque a veces se dice cuando menos sabes de menos te acusan. Hay cosas que es mejor no saber, sobre todo si saber provoca situaciones conflictivas que derivan en un mal final. Pero lo cierto es que no tiene por qué darse siempre esta situación. Así que las personas que no escuchan, en ocasiones suelen ser personas herméticas que no escuchan porque no saben ni siquiera escucharse a sí mismas. O puede ser que tengan un miedo tan acusado al resto de la humanidad que casi se encierran en su círculo personal para no verse afectadas por nada.

Hay personas que escuchan un poco de todo, pero superficialmente. Hacen que te escuchan, en el corto plazo siguen la conversación de lo que escuchan, de lo que hablan, de lo que se debate. Pero tan pronto como aquello acaba, olvidan lo que se ha dicho y si te he oído… ya no me acuerdo. En este grupo cabrían personajes muy variados. Algunos de ellos son personas que diría que no dan para más. Que por más que lo intenten son capaces de escuchar, pero no de recordar, así que la mejor opción es aceptarlos tal y como son y vivir el momento con ellos. Otros son egoístas y están pensando tanto en sí mismos que para qué van a recordar lo que otras personas les cuentan. Egocéntricos y punto.

Hay personas que poseen el arte de escuchar. Son personas que te abren de par en par su espacio para acogerte con su paz y te invitan a hablar porque sabes con certeza que eres escuchado. Porque la sensación que transmiten ayuda a hablar y a escucharse a uno mismo mientras se dejan fluir las palabras desde tu boca hasta las orejas de la persona. Y el tiempo se para. Y el pensamiento fluye. E incluso el silencio es diálogo entre tú y la persona que escucha. Ocurre con muy pocas personas en la vida. Quizás aún estés buscando una de ellas para vivir un momento así. Pero merece la pena encontrar uno de estos tesoros que sepa escuchar pues lo hará cuando más lo necesites.

Y hay personas que gritan en silencio que quieren ser escuchadas y nadie les escucha porque enfrente tienen muros contra los que tropiezan sus palabras. ¿Somos nosotros un muro para aquellas personas que queremos o que nos quieren? ¿Somos capaces de escuchar lo que cada persona a la que tenemos enfrente quiere decirnos o únicamente hacemos que oímos? En el mar de conversaciones que oímos a veces perdemos la suerte de escuchar grandes relatos, grandes reflexiones que llenan nuestros oídos y nos invitan a escuchar nuestro interior. Pues si no somos capaces de escucharnos a nosotros mismos, no podremos escuchar a los demás como se merecen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s