Standby

En espera… Así me siento cuando pienso en todo lo que quiero hacer y no hago. En estado de espera me encuentro, y me siento cobarde por no decidir, por no actuar, por querer hacerlo todo como manda el orden y la cautela. Porque a veces ser conservador se convierte en el peor mal para ser feliz. Porque a veces nos enseñan a querer que todo sea lineal, decidido, preestablecido. Y nos equivocamos en pensar que la vida tiene que ser de una determinada forma, que hay cosas imprescindibles, que hay cosas necesarias… que todo tiene un por qué. Y es que a veces hay que renunciar a esos pensamientos arcaicos que nos condicionan. Es necesario olvidar la razón para ser consecuente con lo que razón y corazón a la par sienten, piensan y acuerdan.

Porque hay que encontrar el equilibrio para poder acabar el periodo de espera. Aquel en el que a veces el silencio te paraliza y no sabes si seguir o quedarte esperando. Pero la espera no puede ser eterna, porque la vida es breve y se escapa entre las manos si no sabemos disfrutarla. Porque nada puede arrebatarnos el sabor de los minutos, más que nosotros mismos con nuestra indecisión y nuestra ignorancia. Seamos libres y decidamos. No esperemos con los brazos cruzados, sino que hagamos dulce la espera de un mañana mejor, de un presente que construimos a cada instante, de una felicidad que se alcanza con dedicación y entrega.

stanby

                         Vive mirando una estrella
                         siempre en estado de espera.
                         Bebe a la noche ginebra
                         para encontrarse con ella.

                         Sueña con su calavera
                         y viene un perro y se la lleva,
                         y aleja las pesadillas
                         dejando en un agujero
                         unas flores amarillas
                         pa’ acordarse de su pelo.

                         Sueña que sueña con ella
                         y si en el infierno le espera…
                         Quiero fundirme en tu fuego
                         como si fuese de cera.

                         Antes de hacer la maleta
                         y pasar la vida entre andenes,
                         deja entrar a los ratones
                         para tener quien le espere.

                         Sueña con su melena
                         y viene el viento y se la lleva,
                         y desde entonces su cabeza
                         sólo quiere alzar el vuelo,
                         y bebe rubia la cerveza
                         pa’ acordarse de su pelo.

                         Sueña que sueña la estrella
                         siempre en estado de espera;
                         vuelve a coger la botella
                         y pasa las noches en vela,
                         …siempre en estado de espera.

Standby, de Extremoduro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s