Dime cómo estás… allí estaré contigo

Una de las noticias que puebla la actualidad estos días es el nombramiento del nuevo Papa Francisco I. Y lo que creyentes y no creyentes parecen sentir es una atracción a sus palabras, livianas de pompa y altivez, llenas de sentido común de su labor y de sencillez: “no debemos tener miedo de la bondad ni de la ternura”. Y es que este mundo parece que no está hecho para la gente sensible, entregada y responsable. Pero como muchos augurios decían, quizás este año sea de grandes o pequeños cambios.

Bondad, que es la cualidad de bueno. La persona buena es la que tiende naturalmente a hacer el bien. ¿Cuántos bondadosos podríamos contar hoy entre la humanidad? Quién sabe… Los niños son los únicos que no han sido contagiados y que hacen el bien porque no tienen prejuicios aún anclados en su mente, porque son capaces de sentir con su interior y confiar en su instinto. Y cuando vas creciendo, sólo si confías en ti más que en lo que te tratan de inculcar y sientes empatía tiendes a guardar la frescura de la bondad en tu interior para mostrarla a los demás. Hay que ser fuerte emocionalmente porque llevar la bondad por bandera y no caer en la tentación de reprimir lo que nos aporta por el desprecio que produce en tantos y tantos déspotas que se creen poderosos cuando nada saben de la vida.

Ternura, cariño, amor, dulzura. De nuevo, vienen a la mente imágenes de niños pequeños que despiertan ese sentimiento en nuestro cuerpo o al menos en nuestra mente. Y también se dice de aquello que está en su juventud y aún no se ha desarrollado. Confirmando lo anterior, parece que la cualidad de tierno sólo se puede tener en la juventud, ¿por qué? Y es que la vida en su origen se reviste de sensibilidad, que con los años se olvida, se reprime o se vende a cambio de materialidad inerte.

La pregunta es sencilla: ¿por qué dejamos que la ternura se vaya con el paso de los días? Dejamos que nuestras relaciones sean frías, vacías de contenido. Dejamos que cada instante sea un recuerdo en nuestra mente en lugar de una vivencia que potencie nuestra energía y la fortalezca. Perdemos los tesoros con los que nacemos a cada paso por no dejar la mente relajada y sentir. Porque la misma dulzura podría producirnos la mirada de un recién nacido que quiere abrazar nuestras manos, que nuestra pareja que nos acaricia mientras nos mira con amor, un amigo que nos busca para pedirnos consejo, o un anciano que nos pide compañía para no sentirse tan solo. Porque amar es lo que llevamos en nuestro ADN.

Compartir y regalar ternura es seguir siendo sensible a lo que somos. Ser bondadoso, la virtud de saber que el bien redundará en felicidad y más amor. Qué más podemos pedir a la vida que alguien que nos pregunte cada día dime cómo estás y que esté dispuesto a ir allá donde estemos. Como cualquier flor, que permanece viva siempre que tenga todos los nutrientes suficientes, cada persona vivirá si en su vida consigue el equilibrio consigo misma y con el universo. Porque AMOR se escribe con mayúsculas y se siente con el corazón.

flor_blanca_lluvia

Ves, todo parece breve en esta vida,
escapan los momentos día a día.
Vente a caminar, es tarde para hablar
pero nos pueda ayudar.

Tú, la voz que a mí me llama y nadie oye,
la luz de este farol en nuestra calle
que luce pero es muy tenue a la vez,
si quieres siéntate.

Y dime cómo estás y cada día dónde vas,
hablarte es fácil hoy que la luna no nos mira
y yo te escucharé y si te caes te ayudaré,
la fuerza encontrarás dentro de esta noche oscura.

Ves yo pienso que tú a veces seas inerme
y todo el mundo entero te sorprende
como esta nieve que está cayendo leve,
tú conmigo quédate.

Y dime cómo estás y cada día dónde vas,
hablarte es fácil hoy que la luna no nos mira
y yo te escucharé y si te caes te ayudaré,
la fuerza encontrarás dentro de esta noche oscura.

Atrévete, verás que por tu cielo volarás,
abre tus alas y con un salto vuela
y dime cómo estás y cada día dónde vas,
hablarte es fácil hoy que la luna no nos mira
y yo te miraré y si querrás te seguiré,
si tendrás vértigo me quedaré contigo,
allí estaré contigo,
allí estaré contigo.

Vértigo, de Nek

Anuncios

Un pensamiento en “Dime cómo estás… allí estaré contigo

  1. Mon site dice:

    Bonjour! Juste pour te dire que je trouve ton blog vraiment sympa. Les artciles sont rédigés avec bcp de soins et sont la pluspart du temps très pertinents.. j’aimerais bien avoir la même inspiration 🙂 J’édite moi aussi un blog .. a bientôt, Julie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s