Tiempo de consumo… hasta de la vitalidad

Día de estudio y ejercicio. Ahora un momento para la meditación que quisiera compartir.

El título no augura mucha defensa de la vida actual, del tipo de vida más propagado por la sociedad actual. Lo cierto es que no. Y tiene todos los motivos para no estarlo. En relación con la entrada sobre los tres tesoros que la Medicina Tradicional China considera, ojalá pudiera decir que todo lo que hacemos (o la mayor parte) sirve para cuidarlos y mantenerlos.

La vida gira derrochando energía que inútilmente redunda en una pérdida que no siempre se puede reponer tan fácilmente. La herencia de nuestros padres que tanto se ve cuando somos niños y jóvenes se va consumiendo tras la falta de energía y deteriorándose por diferentes motivos, muchos relacionados con la alimentación y el aire que respiramos. Y por último la vitalidad, que poco a poco por no cuidar la energía y nuestro yo más interior, se debilita y nos envejece anticipadamente.

No somos capaces de planificar la vida de nuestro cuerpo, ni siquiera a medio plazo, y eso es lo que conlleva tantas enfermedades actuales, tanto de desequilibrios internos de órganos, alergias e intolerancias alimenticias, como enfermedades psíquicas y mentales. Porque el organismo está orientado a la búsqueda de equilibrio para su buen funcionamiento. Pero cada vez más nos mantenemos en desequilibrios sostenidos que por exceso o por defecto debilitan el cuerpo entero y generan enfermedades crónicas de difícil curación.

Caminamos hacia un futuro de agotamiento de los recursos si no ponemos medidas: recursos naturales y humanos. Porque en lugar de cuidar el futuro de la descendencia, les dejaremos un legado cuya situación puede no ser remisible. Y es que el estrés, la falta de descanso, el sedentarismo y la mala alimentación sostenidos se llevan consigo la vitalidad del mundo y del cuerpo que llevamos desde el nacimiento hasta la muerte.

sendero_luzTomemos conciencia de nuestra realidad, aprendamos de los errores y empecemos a mentalizarnos del cambio que debemos hacer para ser felices. Porque la felicidad pasa por tener energía, ser vital, despierto, ágil en la reflexión y audaz en la decisión. Sólo si somos capaces de reencontrarnos con la naturaleza y cuidarla, relajar el espíritu para dejarlo libre y meditar sobre nuestro presente, volveremos al sendero de una vida larga y plena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s