Abrirse desde el interior… para AMAR

“La cuestión no es esforzarse en estar consciente. Si te esfuerzas en estar consciente, crearás tensión en tu interior… Cualquier esfuerzo produce tensión. Si intentas estar consciente, estás luchando contigo mismo, no hay necesidad de luchar. La consciencia no proviene del esfuerzo; la consciencia es la fragancia del “dejarse llevar”, la consciencia es la flor de la entrega, de la relajación.
Simplemente siéntate en silencio, relajado, sin hacer nada… y la consciencia comenzará a ocurrir. No necesitas imponerla, traerla de ningún lugar. Vendrá a ti de la nada. Brotará de tu interior. Solo siéntate en silencio.

[…] No digas que la relajación necesita mucha energía. ¿Cómo puede la relajación necesitar mucha energía? Relajación significa: no hacer.

Sentado en silencio,
sin hacer nada, la primavera llega
y la hierba crece por sí misma…

Deja que este mantra se sumerja en tu corazón. Esta es la esencia de la meditación!… Sentado en silencio… haciendo nada… la primavera llega… y la hierba crece por si misma… ¡Todo ocurre por si mismo! No necesitas hacer nada.
No conviertas la consciencia en tu meta, así nunca llegarás. Simplemente he definido. He dicho: la consciencia es virtud, la inconsciencia es pecado.”

Osho: Philosophia Perennis, Vol. 2 #4

Son muchos los libros que hablan de ser consciente. De no ser un ser rutinario que no cuestiona nada, sólo se deja llevar por la multitud y por unas costumbres que algún día empezó y poco a poco quedaron grabadas en su reloj interno. De no querer hacerlo todo, sino priorizar la vida y vivir plenamente pocas cosas y no dejar de vivir todas las que se hacen.

Ser consciente es dejar ir el estrés y conseguir la relajación suficiente para conectar con cada célula de uno mismo para sentir, con todo el cuerpo, la energía que vive en él. Ser consciente es sentir esa energía y canalizarla para nuestra sanación. Se habla mucho de tantra como algo esotérico en términos despectivos. Pues si bien la palabra esotérico viene del latín y quiere decir “desde dentro”, “interior”, “íntimo”. Y creo que el tantra lejos de ser la imagen que tenemos en la mente va más allá de lo que nuestra cultura occidental a veces nos deja ver. Pues el tantra dice que se ha de purificar el cuerpo, de todas las represiones. Se trata de liberar las tensiones y vivir de forma relajada.

Y es que no nos damos cuenta de cómo cambia nuestra percepción de la realidad cuando estamos furiosos, o tensos, o pensativos y preocupados… frente a la realidad que vemos cuando estamos alegres, satisfechos, relajados. En todo en esta vida nos afecta el estado de nuestra energía. En todo, incluso en nuestra vida sexual, que es uno de los aspectos que parece que sí que nos atrae de esta tradición oriental.

Como se suele decir, todo está inventado. El problema que siempre tenemos es que vamos ciegos en la vida en lo que respecta a las cosas importantes. En el colegio nos enseñan a leer, a sumar y multiplicar, la historia de nuestra civilización, el funcionamiento del cuerpo humano y hasta un poco de biología y química. Pero no nos enseñan a observar la vida, a sincerarnos con las personas que amamos, a ser sensibles. Eso parece que no está tan bien visto. Y cuánta equivocación se produce por este motivo.

Leyendo un par de libros sobre este tema descubres cosas que intuyes y otras que quizás puedas descubrir durante la vida. El sexo no es nada sin amor. La concepción del sexo y el orgasmo en nuestra vida es tan fugaz, tan material que, como bien se dice en los libros, lo único que puede provocar es una aversión e insatisfacción cada vez mayor de mujeres y hombres. Porque el amor es sensible, dulce, lento y pleno.

Como ya comenté cuando hablé del Yin y el Yang, todo tiene dos partes opuestas: tanto hombres como mujeres tienen un polo femenino y otro masculino. Ambos opuestos se atraen por lo que tienen que encontrarse: el polo femenino de la mujer y el masculino del hombre están en la parte genital; y el polo masculino de la mujer y el femenino del hombre están en el pecho (corazón). Como ya comenté el Yin, lo femenino, es receptivo. Por ello en la mujer este polo se sitúa en los genitales, puesto que es la receptora en el acto sexual, mientras que en el hombre es su aspecto interior. Y sin embargo, el polo Yang, el masculino, el que significa expansión y actividad, es claro en el caso del hombre que corresponde con su miembro viril, pero qué poca conciencia tenemos para el caso de la mujer. Pues sí, sorprendéntemente (o no tanto), los pechos son el Yang que abre las puertas desde lo más interior.

El tantra lo que busca es conseguir esa conexión entre los opuestos en un marco de apertura de los dos. Porque el sexo no ha de ser una meta. Porque cada unión ha de ser un hacer el amor, relajados, sin objetivos, sin prisas, sin tensiones que cierren las puertas de la energía y la comunión del Yin y Yang. Por tanto, hay que ser consciente y sensible.

Busca a tu compañera y rodea su pecho con ternura, acaríciale con sensibilidad y escucha tu cuerpo y el suyo. ¿Qué puedes perder? No tengas prisa si lo que buscas es conectar con ella y realmente alcanzar la verdadera cima del amor. Simplemente relajaos y dejaros llevar.

“Si el hombre dedica el tiempo necesario a “estar” con la mujer, acariciando quizá su cuerpo con amor y con suavidad (como una pluma) para ponerlo en estado de expansión energética antes de entrar en ella, descubrirá con asombro lo impresionante que es la experiencia. Entrar conscientemente en un canal acogedor y absorbente y ser recibido por él cambia toda la experiencia, y esta transforma, a su vez, al hombre.”

Sexo tántrico para hombres, de Diana Richardson y Michael Richardson

pareja_verde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s