Ser y estar

Amanece y hoy el corazón tiene prisa por llegar a su destino. El tiempo pasa igual que siempre. Pero parece más lento que de costumbre. Cuesta entender el motivo de su aceleración pues nada importante va ha ocurrir. Sólo hay que hacer tiempo para esperar que las tiendas funcionen en la ciudad y ya está. Pero los ojos buscan el reloj para ver si avanza… Todo hasta que una voz del interior lo llama. Hasta que decide simplemente calmarse, no pensar y disfrutar de esos momentos extra de contemplación que hoy las circunstancias le regalan para simplemente estar.

Estar cuando la ciudad despierta, cuando el sol despunta sobre los tejados que miran al mar y las palomas simplemente dan vueltas por la plaza, entre los viandantes que pasan orientando su rumbo. Hoy no hay destino que valga en esta hora más que estar.

Los rayos de sol me calientan en una mañana aún fresca de primavera. La brisa levanta la hoja sobre la que escribo y sobre la que se proyecta mi sombra. Placeres delicados de la vida que se pierden entre las páginas de insensatez en que vivimos.

Simplemente observo la gente pasar. Pensar en nada, sólo unos minutos. Ser y estar. Ése es el regalo que me haré este año. Unos minutos de paz donde no haya nada, porque en la nada encontraré el todo. Y ese todo… será feliz.

cielo_abril2013

“El día es excesivamente largo para quien no lo sabe apreciar y emplear.”

Johann W. Goethe

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s