Zang-Fu: el Bazo

El Bazo (Pi) es el órgano asociado al elemento tierra. En la teoría Zang-Fu, el corazón tiene relación con el estómago.

El Bazo tiene seis funciones principales:

  1. Controla la transformación y el transporte: es decir, digiere los alimentos y el agua y los transforma en sustancias nutritivas que transporta y distribuye a todo el organismo. El bazo, junto con el estómago, es el encargado de transformar los alimentos en sustancias nutritivas que permitan la producción de energía, sangre y líquido orgánico para el organismo. Por esto ambos órganos se consideran las fuentes de la vida adquirida, es decir, de lo que somos, de lo que nos ayuda a mantener la vida cada día. El baso es el principio de la formación de energía y sangre por lo que esta función es la base para el buen funcionamiento del organismo. Si esta función no se desarrolla correctamente habrá malnutrición del cuerpo, anorexia, diarreas, adelgazamiento y astenia.
    Además, la transformación y el transporte también implica la distribución de líquidos residuales al pulmón y al riñón para que sean evacuados fuera del cuerpo en forma de sudor y orina. Si no se distribuyen correctamente puede haber acumulación de líquidos, humedad y obesidad.
  2. Controla la sangre para que circule por los vasos sanguíneos y no se desborde provocando hemorragias. Si la función hemostática de la energía es normal, la sangre circula con normalidad por los vasos. Como el bazo es el principio de la energía se le asocia esta función. Si el bazo no controla el ascenso de la energía, puede haber hemorragias en la parte inferior del cuerpo.
  3. El bazo se relaciona con la masa muscular y los cuatro miembros, ya que éstos dependen de las sustancias transformadas y transportadas por el bazo. Si la primera función del bazo es correcta, el cuerpo y los músculos están nutridos y las extremidades están calientes. Si hay vacío de energía o sangre por falta de sustancias nutritivas, habrá adelgazamiento, enfriamiento de las extremidades y astenia.
  4. Comunica con la boca, que es donde se inicia el proceso digestivo, y su estado se refleja en los labios. El buen funcionamiento del bazo da a la persona apetito normal y la capacidad de saborear los alimentos. Si hay desarreglos de la función de transporte y transformación, la boca estará pastosa y con sabor dulzón.
    Unos labios relucientes y rosados mientras el buen estado de la energía y la sangre de una persona. Si hay sequedad y los labios están pálidos o erosionados, esto puede deberse a trastornos en la función del bazo.
  5. Controla el ascenso, es decir, ayuda a subir la energía hacia arriba, transportando sustancias nutritivas a la parte alta del cuerpo. Por tanto, ayuda al hígado en su labor de regularizar el movimiento de la energía (Qi Ji) y se dice que el bazo hace ascender lo puro. La energía del bazo ayuda también a sostener los órganos en su sitio, en su posición adecuada, de forma que los trastornos en esta función pueden provocar hernias.
  6. El bazo es la morada del Yi, el alma lógica relacionada con las ideas y el pensamiento. La base material de la actividad mental es la sangre y la energía por lo que un buen funcionamiento del bazo favorecerá un pensamiento claro de la persona y facilidad para el estudio. Sin embargo, un trabajo intelectual excesivo, demasiada reflexión y preocupación u obsesiones, debilitan la energía y la sangre y producen desequilibrio en la función de transporte y transformación del bazo.

Como he comentado, el estómago es el socio del bazo en el proceso de recepción y digestión de los alimentos. Se dice que el estómago es el “mar de los alimentos“. Junto con el bazo se encarga de proporcionar las sustancias fundamentales para producir energía y sangre, y que el resto del organismo realice sus funciones. Y además, se encarga de hacer descender los alimentos digeridos al intestino delgado y que luego puedan evacuarse los residuos en forma de heces. Si la función de descenso del estómago se perturba puede haber acumulación de alimentos, estreñimiento o reflujo de la energía del estómago (hipo, náuseas, vómitos).

Las enfermedades del bazo pueden trasladarse al estómago y viceversa. Ambos órganos están relacionados, pero mientras que el bazo ama la sequedad, el estómago la detesta. Por tanto, un exceso de humedad afectará al bazo y provocará problemas digestivos, debilitando la función de producción de sangre y energía.

mtc_bazo

Nada más cierto que somos lo que comemos y cómo lo digerimos. Pues bien, tan bien como nos cuidemos en la alimentación, tanto más cuidaremos nuestra esencia y mantendremos las condiciones de salud durante más tiempo. De igual forma, una mayor capacidad para gestionar las preocupaciones, evitando el pensamiento excesivo y obsesivo, nos ayudará a una mejor asimilación de las sustancias nutritivas y dará mayor vitalidad del organismo entero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s