Zang-Fu: el Hígado

El Hígado (Gan) es el órgano asociado al elemento madera. En la teoría Zang-Fu, el hígado tiene relación con la vesícula biliar.

El Hígado tiene cinco funciones principales:

  1. Reserva sangre: el hígado es el encargado de regular la sangre que circula por el cuerpo. Es decir, almacena sangre cuando el cuerpo está descansando y la expulsa hacia el organismo cuando se genera una necesidad por ejercicio físico u otras circunstancias. Por esta función, el hígado está relacionado con todos los tejidos y órganos del cuerpo. Si la sangre es insuficiente los tejidos y los músculos estarán desnutridos y pueden haber calambres y problemas de movilidad de los miembros.
  2. Controla el libre movimiento de la energía en el cuerpo: es lo que se denomina función de drenaje y evacuación. Esta función es una de las más importantes puesto que el equilibrio en el cuerpo se consigue cuando la energía fluye libremente, es decir, se realizan sin dificultad los cuatro movimientos de la energía: entrada-salida-ascenso-descenso. Esto es lo que favorece que cada parte del cuerpo realice su función correctamente y reciba la energía suficiente para ello. Por ello, la energía de hígado no debe ser obstaculizada, puesto que si esta energía se estanca, el resto del organismo se irá estancando y aparecerá dolor y trastornos en la circulación sanguínea.
    Por su relación con la vesícula biliar (que interviene en la digestión) y la relación de control con el elemento tierra, si la bilis no se segrega correctamente, aparecerán problemas digestivos porque el hígado agrede al bazo-estómago.
    Por otro lado, esta función del hígado también implica la existencia de armonía en las actividades psicomentales, dado que éstas dependen de una buena circulación de energía y sangre. Por lo que desequilibrios en la energía y la sangre afectarán a la persona provocando depresiones frecuentes, cefaleas, impaciencia e irritabilidad y mal humor. Al mismo tiempo los estados emocionales pueden provocar alteraciones en la función del hígado y generar desarreglos en el control de la energía.
  3. Gobierna los tendones y se manifiesta en las uñas: el hígado tiene que proporcionar movilidad a las articulaciones y nutrición suficiente a través de la sangre. Si no es así habrá calambres, hormigueo en las extremidades y temblores.
    Además, las uñas se consideran la prolongación de los tendones, de forma que si hay insuficiencia de sangre las uñas estarán blandas y se romperán fácilmente, no tendrás brillo y aparecerán manchas blancas.
  4. Comunica con los ojos, que controlan la visión. Por ello, una buena visión está ligada a un buen funcionamiento del hígado y a la existencia de sangre suficiente. Si la sangre de hígado es escasa puede haber ojos secos, pérdida de visión, deslumbramientos y estrabismo.
  5. El hígado es la morada del Hun, el alma subconsciente que se relaciona con los sueños. La no aceptación de traumas o conflictos del pasado, los deseos insatisfechos y las represiones de la vida actual afectan a la función del hígado de drenaje y evacuación, provocando alteraciones en el Hun. Esto provocará alteraciones en el sueño y pesadillas. Al mismo tiempo, las experiencias emocionales que afectan al Hun se transmitirán al hígado generando desarreglos en los movimientos de la energía.

El hígado comunica con la vesícula biliar, que como comentaba se encarga que guardar la bilis para su evacuación en el intestino delgado. Por tanto, la vesícula biliar ayuda en la labor digestiva y su patología afectará a la formación de las heces (diarreas) o si hay energía que asciende en exceso puede provocar boca amarga y vómito amarillento-verdoso.

La vesícula biliar es una entraña particular puesto que almacena la bilis. En MTC se considera que la bilis es la sustancia pura, el palacio de la pureza. Y además, la vesícula biliar es la maestra de la decisión y simboliza el coraje y la audacia. El hígado es el maestro de la astucia. Por ello, si las funciones de ambos órganos son deficientes, la persona estará indecisa y tendrá miedo.

mtc_hígado

Cuántas veces son hemos sentido indecisos en la vida, pensando y pensando qué hacer. Pues bien, he aquí que cuando la energía no fluye correctamente por nuestro cuerpo esto es lo que ocurre, que se puede perturbar el equilibrio de todo el organismo. El dicho de que alguien tiene mala sangre cuando alguien es colérico, irritable, impaciente o tiene mal humor viene de aquí, del hecho de que esta persona tiene la energía estancada o hay exceso en el funcionamiento del hígado que afecta a otros órganos. Procurad que vuestro hígado funcione correctamente y así será más fácil volver al equilibrio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s