Ver pero no tocar

Todos hemos dicho o escuchado alguna vez esa frase. Se la hemos dicho a alguien que se moría de ganas por probar un pastel en una fiesta de cumpleaños antes de tiempo, alguien que quiere comprobar el estado de nuestro pelo después de un maravilloso tratamiento capilar o tocar la camisa de seda de la que presumimos porque para nuestra economía es un artículo de lujo. La hemos escuchado en un museo cuando el vigilante atisba nuestra intención de tocar un cuadro de óleo que representa un icono en el tiempo, en un pub un sábado noche cuando una chica perfecta reta a un pretendiente que quiere buscar algo más que un simple saludo o un número de teléfono por el que suplicar una cita. Ver, pero no tocar.

A veces luchamos contra nuestro corazón por seguir los designios de la razón. Y nos equivocamos. Y dejamos que nada cambie para remediarlo. Porque nos enseñaron que la razón es más fiable, que los ojos del corazón son opacos ante la racionalidad que ha de guiar nuestros pasos, nuestras decisiones más transcendentales e, incluso, cada instante que vivimos. ¡Al cuerno con todas las mentiras que nos contaron para tenernos callados y vivir en medio de la muchedumbre sin destacar! No hay que ser un líder para vivir según las reglas de uno mismo, ni ser un loco chalado que se da a la bebida para no pensar. Hay que embriagarse, pero de uno mismo y de aquello que nos hace crecer en todas las dimensiones.

filigrana__pequeña

“-Sé valiente –dijo-. En la vida, en el amor y en el sexo.
“La gente olvida que debe pedir caricias y besos. No pienses nunca que ése es el coto de tu pareja del momento. Ojalá entendieras que hay que despenalizar acciones que se relacionan con el sexo.
“Una caricia, un beso, solicitar el calor de una mano en el ombligo no deben ir acompañados con el sentimiento de que eso provocará o derivará en sexo.
“Un abrazo no debe ser de diez segundos, ni de treinta, puede durar ocho minutos si es necesario. Acariciar un cuerpo no debe suponer siempre sexo. Debes apreciar la caricia como parte de tu vida. Despenalizarla en tu vida.
“Al igual que ríes del chiste de alguien y aceptas que sus palabras generan en ti un sentimiento de felicidad, tampoco debes temer decirle a alguien que su piel, su ojos, su boca te generan otro sentimiento. Hay que despenalizar acciones del sexo, llevarlas a la vida real, a la cotidianidad, y jamás enlazarlos con el sexo sino con el vivir. ¿Lo entiendes, Marcos?”

Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo, de Albert Espinosa

filigrana__pequeña

Evitamos el contacto con la gente que nos rodea y, lo más triste, es que a veces es la gente que más queremos. Estamos ciegos o somos de piedra. O nos comportamos como idiotas dejando pasar la oportunidad de compartir lo que somos, nuestros sentimientos, nuestras ideas, nuestros anhelos, nuestros silencios o nuestras lágrimas. El mundo nos hace reprimir todo para parecer el hombre de hierro y en verdad perdemos por el camino las pinceladas de ternura y amor que nuestros mayores nos dieron cuando éramos pequeños.

Dejémonos llevar por el instinto y sabremos quién requiere nuestros abrazos, nuestros besos, nuestras caricias. Hagamos que la energía se transforme en corrientes de buen rollo y rompamos la inercia del pesimismo. Y, como dice Albert Espinosa, despenalicemos todo aquello que no tiene que tener únicamente connotaciones sexuales, sino vitales. Aparquemos las palabras para llenar el espacio entre los cuerpos y acerquemos la mirada. Porque el lenguaje gestual dice más de las personas de lo que la mayor parte entiende. Y siempre será más sincero a medio plazo un acto que una palabra.

Ver, para tocar en lo más profundo. Porque con la mirada a veces puedes llegar al alma, que se refleja en los ojos. Y cuando alguien llega allí dentro, sientes una paz inmensa que no sabes describir, una energía serena que te invade y aquieta la mente. En ese momento sabes que un trocito de ti está acogiendo a un alma especial y que pase lo que pase habrá merecido la pena ese instante.

alma_escultura

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s