Comunicar y emocionarse

Ayer fue un día medio gris, pero no por las nubes que cubrían el cielo sino porque anímicamente un pequeño resfriado hacía que el pensamiento fuera lento y la tristeza se aferrara al corazón. Y entonces, antes de dormir, descubrí un vídeo que en parte sirvió como revulsivo para generar una chispa de vida. Comunicación, emoción y sueños, así se llama el pequeño monólogo de Javier Cebreiros que nos recuerda lo importante de ser reales, de vivir. Lo importante que es emocionarse.

“Tenemos que dar sentido a cada cosa que hacemos.”

Verdades como puños que no nos recordamos o que la sociedad hace que nos empeñemos en negar. Si no damos sentido la vida, se vuelve rutinaria y nos convertimos en autómatas que actúan siempre igual, fríos y distantes. Pero si dejamos que la ilusión lo llene todo, podemos descubrir lo diferente que es disfrutar de cada instante, del ahora, y ver los matices de cada momento en lugar de quedarnos con unos pocos colores que llenan la paleta con que pintamos nuestra vida.

“Tenemos mucho que decir en este mundo.”

Claro que sí, cada cual tiene una historia que escribir y que contar. Una vida que llenar y que compartir. Decir con hechos y no siempre con palabras, pues a veces las palabras van vacías y las lleva el tiempo. Para decir hay que vivir y motivarse para experimentar y disfrutar de lo que hacemos. Pues si no hacemos lo que nos gusta contaremos historias aburridas que no llamarán la atención del público.

“Cambiar el mundo, nuestro mundo, sólo depende de nosotros.”

La felicidad, las respuestas que anhelamos, la paz que buscamos, incluso la sonrisa que mostramos en lo más profundo depende de nosotros. La gente que más nos quiere puede ayudarnos como soporte, hacer de lazarillo cuando estamos ciegos y no vemos los peligros del camino, pero eso sólo es pasajero. Si queremos SER, hemos de buscar dentro de nosotros y establecer un diálogo interno para escucharnos, para entendernos, para negociar con nosotros mismos y encontrar la clave que nos haga felices.

Comunicar depende de uno mismo. Y se comunica tanto con las palabras como con las formas, con ese lenguaje no verbal que a veces dice más que las palabras. Comuniquemos lo que sintamos y dejemos que las emociones salgan, sinceras, para evitar que queden bloqueadas dentro y nos hagan serios, tristes o fríos. Aprendamos a ser nosotros mismos con aquellos que queremos.

Recuerdo una anécdota de instituto en que un profesor nos decía: el primer campo de negociación de la vida es la familia. Allí es donde tenemos que empezar a probarnos y buscar nuestras metas, conseguir nuestros propósitos. Porque la vida te prueba en círculos de menor confianza donde tienes que medir las fuerzas, pero quizás los que consiguen aprender en el entorno más cercano tienen mejores dotes para negociar después.

Volviendo a mis comentarios anteriores. Creo que no nos sirve de nada colapsar nuestras emociones. Cada vez más somos siervos de ellas porque nos abogan a enfermedades físicas, no sólo psíquicas por no ser capaces de mostrar los sentimientos y las emociones en cada momento. No quiere decir eso que tengamos que gritar o llorar en cualquier momento para dejar salir ese impulso, pero sí que busquemos momentos para soltar aquello que no hemos podido expresar en un momento determinado. O que busquemos medios para conocernos mejor a través de lo que sentimos o vivimos: bailar, reír, escribir, hablar…

Hace años temía no decir lo que sentía a las personas que más de importaban. En muchos casos, dejaba de decir algo a una persona cuando estaba con ella por temor a su reacción. O callaba cosas que se daban por descontadas. Y luego me arrepentía de no haberlo dicho. Y a veces cuando esto ocurre ya es tarde para decirlo. Por tantas veces que no dije lo que quería y otras tantas que me arrepentí de no hacerlo, ahora quiero conseguir aquello que siento. Pues como dice Javier, a la persona más importante en tu vida envíale un mensaje: “Aunque no te lo diga mucho, te quiero.”

atardecer_campo_espigas

Anuncios

3 pensamientos en “Comunicar y emocionarse

  1. Gracias por estas palabras, para mí es una ilusión tremenda saber que lo que dije ha aportado a una persona. Un fuerte abrazo.
    Javier Cebreiros.

    • esfelicidad dice:

      Gracias a ti, Javier. Creo sinceramente que el mundo necesita personas que sean capaces de comunicar verdades que calen dentro de las personas para que cada una cambie su pequeño mundo. Y sobre todo, para mí es ineludible compartirlo, porque sólo así conseguimos hacer una cadena donde los eslabones son el amor y la ilusión por llegar a un mayor número de gente y aumentar la felicidad de este mundo.

  2. misentranas dice:

    Reblogueó esto en y comentado:
    ¿Por qué me siento tan identificado con ésto? T.T

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s