Descubriendo nuevas terapias: Shiatsu

En mi camino para hacer un cambio de vida, este año puse una nueva terapia originaria de Japón: el Shiatsu. Literalmente shiatsu significa presión con los dedos y realmente en eso de basa principalmente la terapia, en presionar con los dedos y las manos diferentes puntos del cuerpo. El Ministerio de Sanidad Japonés da la siguiente definición: “Tratamiento que, aplicando presiones con los dedos pulgares y las palmas de las manos sobre determinados puntos del cuerpo, corrige irregularidades, mantiene y mejora la salud, contribuye a aliviar diversas enfermedades y activa la capacidad de autocuración del organismo. No tiene efectos secundarios.

El Shiatsu tiene sus raíces en el masaje de medicina china y es Tokujiro Namikoshi el que elabora el método de enseñanza del Shiatsu Namikoshi.  La historia sobre el nacimiento del shiatsu, bien vale la pena contarla. En un momento determinado la familia Namikoshi se trasladó a vivir al norte de Japón y madre de Tokujiro debido al clima frío empezó a sufrir dolores articulares. Ante la falta de médicos y medios, sus hijos intentaban aliviar el dolor haciendo lo que sabían: masajeando, frotando o presionando las zonas dolorosas. Tokujiro descubrió que la técnica más eficaz para aliviar el dolor era la presión, de forma que a partir de ahí desarrolló esta terapia y en 1957 el Ministerio de Sanidad y Bienestar de Japón reconoce y aprueba la Escuela Japonesa de Shiatsu.

Actualmente existen tipos de shiatsu, aunque hay dos estilos más representativos: el estilo Namikoshi y el estilo Masunaga. Si bien ambos se basan en los principios de la medicina china, el estilo Namikoshi sigue las enseñanzas de Tokujiro Namikoshi y evita la presión con codos, rodillas o pies. En estilo Masunaga aplica este tipo de técnicas y se trabaja más sobre los meridianos de acupuntura.

El Shiatsu es una técnica eficaz en la prevención y el tratamiento de enfermedades dado que refuerza el sistema inmunológico y promueve el reequilibrio energético y anatómico del organismo. Dado que se apoyo en los principios de la medicina china, el Shiatsu busca una buena circulación de la energía y la sangre de forma que el organismo utilice su poder de autocuración y alcance el bienestar físico y emocional.

Aprender shiatsu pasa por aprender las técnicas de presión y la forma correcta de hacerlo. La presión de shiatsu se realiza acompañada de la respiración, desde el Hara, del terapeuta. Es decir, respirando desde el punto 6 de Ren Mai, el mar de la energía (el Ren Mai es el meridiano que une todos los meridianos Yin). La presión se realiza perpendicular a los planos anatómicos, de forma lenta y progresiva tanto al entrar (al presionar) como al salir y cada punto o línea de puntos se presiona tres veces.

La clave para ser un buen terapeuta pasa por aprender a colocarse para tratar al paciente, realizar la presión oportuna y ver resultados. Por tanto, la práctica es necesaria para ir adquiriendo agilidad, asegurar conocimientos y confiar en una técnica tan extendida por oriente y occidente.

Particularmente en mis primeros pasos por esta técnica, creo que el contacto entre paciente y terapeuta hace que la haya una transmisión de energía entre ambos que es beneficiosa para ambos si se hace con la convicción y la entrega que requiere. Así que espero ir aprendiendo y transmitiendo mis impresiones en el blog para que sirvan de ayuda. Y, por supuesto, quien quiera que sepa, que lo haya probado o que lo haya oído, puede compartir sus conocimientos, inquietudes y experiencias.

Shiatsu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s