Vendrán días… Han de venir…

Vendrán días… Han de venir…

Vendrán días en que el peso de los lunes sea liviano. En que la vida no torne en tristeza y lágrimas en un salto inmenso, cual caída desde el acantilado. Vendrán días en que la alegría se sostenga y no decaiga atrapada por la culpa y la incomprensión. Cuando el anhelo de vida será innecesario por vivir sin pensar, por sentir sólo al ser, por no vivir para sólo morir.

Vendrán días en que el alma no buscará su cobijo para resguardarse sino que brillará sin marchitarse. En que los sentimientos sean fuertes y derroten los miedos para avanzar por unos parajes más acogedores, más hospitalarios, más comprensivos. Días en que el calor vencerá al frío espacio que rodea la espera.

Vendrán días en que el silencio no sea el único con el que crear. Días en los que romper el nudo que ahoga la voz que nace desde lo más profundo. Días en los que creer sea más importante que dejarse arrastrar por caminos inhóspitos. Vendrás días en los que todo cambie y no quede espacio para el recuerdo. Días en los que el claroscuro de tu sombra ilumine esos ojos que ahora yacen opacos y vacíos por falta de amparo, pero que pronto habrán de volver a brillar.

Vendrán días… Han de venir…

filigrana__pequeña

Vendrán días en que el peso 
que hoy te abruma se hará liviano. 
Vendrán días en que ese peso 
ya no será carga sino bagaje. 

Vendrán días, han de venir. 
Porque un alma que alberga sentimientos viles no brilla 
y un alma sin brillo 
es un tiempo marchito para quien lo soporta. 

Déjame que escuche esa guitarra que hoy me falta el aire. 
Que hoy necesito besar otros labios 
creyendo que beso tus labios. 
Déjame perdido en negra noche que hoy el dolor duele, 
que hoy necesito buscarte sin miedos, 
en otros rostros buscarte. 

Llega el tiempo que en tu campo amado 
plantarás pensamientos. 
Junto al pozo de tu huerta enjambres de madreselva. 
Y esa calma, y esa calma te ha de ayudar. 
Porque un alma que mora en la sala de los pasos perdidos 
es la furia vencida, cáscara vacía de un dolor exacto. 

Déjame beber de ti en los labios de mujer extraña, 
que hoy necesito el calor de unos brazos
que apaguen mi vana esperanza. 
Déjame desnudo de recuerdos, no los necesito. 
Que hoy necesito buscarte sin miedos 
en otros rostros buscarte. 

Dame un lenguaje sin palabras para abrigarme 
que tengo frío. 
Dame besos y caricias olorosas y descalzas.
Dame un mundo sin palabras, que yo respire 
porque me ahogo. 
Dame besos y caricias sinceras o mercenarias. 

Déjame que escuche esa guitarra que hoy me falta el aire, 
que hoy necesito besar otros labios 
creyendo que beso tus labios. 
Déjame perdido en negra noche que hoy el dolor duele, 
que hoy necesito buscarte sin miedos, 
en otros rostros buscarte. 
Déjame que escuche esa guitarra que hoy me falta el aire.

Vendrán días, de Manolo García

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s