Dos veladas inolvidables con tres personas maravillosas

“A las personas les interesa nuestro destino exterior;
el interior, a nuestros amigos.”

Heinrich Von Kleist

Al terminar el fin de semana, por fin encuentro un momento de calma para revivir un montón de horas de amistad, de sonrisas compartidas, de aprendizaje, de estudio, de sorpresas, de emociones y, al fin y al cabo, de momentos para el recuerdo.

No sé si es porque no soy de ningún sitio o de todos a la vez, tengo la suerte de conocer a personas tan diferentes a un tiempo y tan parecidas cuando lo que importa es el interior… Diferentes en cuanto a edad, a profesión, a procedencia, a experiencias de vida. Iguales en cuanto a que comparten principios de vida que se sustentan sobre los mismos pilares.

Me agrada pensar que mis pasos me acercan a personas que me aportan un montón de cosas, pues ello me motiva a seguir caminando con más firmeza en la senda de cambio en la que estoy. Me sonroja pensar que mis mejores amigos siempre han sido un poco mayores que yo en cuanto a edad, y siempre he creído y la vida me ha enseñado que eso no es para nada importante, que la clave está en el espíritu que porta cada persona, ese alma que cada uno cultiva y que muestra cada día lo que somos.

Hoy puedo sonreír y soñar con repetir otros momentos como los vividos. Puedo mantener el brillo en los ojos porque hay personas que más allá del exterior, saben ver más allá y encontrarse con vidas que merecen ser conocidas. Pues así ocurrió con tres personas a las que poco a poco espero ir poniendo en un lugar especial es mi camino.

El primero de ellos me hizo recordar que a veces cuesta encontrarse con la soledad después de muchos años de compartir momentos, espacio y sentimientos junto a una persona. Cuesta unos segundos situarse en el presente y volver a ser un joven soltero y sin compromiso. Y sin embargo, sé que es más doloroso mantener una relación que no se sostiene sobre el cariño y el amor que han de regenerarla día a día. Envidio su fortaleza, su alegría y su entereza para mirar adelante con la mano tendida a la comprensión y al amor.

Y después la pareja que me hizo recordar lo que significa amarse y respetarse.

Ella es uno de esos amarillos que el camino te pone delante de tu camino en el lugar menos esperado y, al poco tiempo, el destino quiere poner en un segundo plano o incluso en la distancia. Pero seis años después, una decisión trascendental hace que de nuevo vuelvas a encontrarla. Jamás olvidaré ese reencuentro en el que parecía que el tiempo se hubiera detenido y no hubiera pasado nada: todo era tan igual y, sin embargo, tantas experiencias habían calado dentro. Como ella decía, quizás somos tan parecidas en algunas cosas que es fácil no tener que volver a trenzar una amistad que nunca se fue, sino seguir creándola en base a nuevos momentos.

Él, su compañero de viaje, aquel que a veces le roba el sueño, pero quien le hace sonreír. Los envidio. Los envidio mucho porque encuentro en ellos la frescura del amor que respeta, que entiende, que comparte, que escucha, que se demuestra con ternura… que, si se cuida, es capaz de durar para siempre. Ojalá siempre mantengan ese sentimiento que los une y que yo pueda verlo.

Es un honor saber que aún hay gente que confía en ti y se muestra tal cual es, a la que poder hablar con el corazón en la mano y no temer nada. Es un regalo ver que aún hay gente que valora y siente el amor como antes. Me encanta poder ser siquiera un granito de arena para la alegría que brilla en esos tres rostros de personas a las que admiro. Sencillez y calidez que te acogen y te invitan a querer descubrir y compartir el secreto de su equilibrio.

Sólo puedo agradecerles a los tres dos tardes de prácticas de shiatsu y dos veladas inolvidables. Es curioso que en la noche, bajo las estrellas, he descubierto a casi todas las personas que han llenado un trocito de mi corazón. Ahora ellos, ya forman parte de él.

cielo_estrellado_luna

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s