La felicidad no entiende de atajos

“Vivimos en un tiempo en el que se pretende que el rosal crezca rápidamente tirando de sus hojas… La felicidad es inversamente proporcional a la aceleración.”

Raimon Panikkar

Aprovechando un día estupendo de primavera, con un sol brillante, aunque aún no demasiado cálido, aproveché para estirar las piernas y desperezar todo el cuerpo. Salí con un rumbo más o menos claro, aunque abierto a la sorpresa pues desconocía lo que descubriría en el trayecto. Y en ello descubrí como ascender literalmente en cuerpo y espíritu, hacia un alto de la ciudad.

Las escaleras se presentaban empinadas. En algunos momentos el pensamiento hubiera preferido coger el ascensor para ahorrarse el esfuerzo de subir uno a uno los peldaños hasta la montaña. Fue inútil. En la vida, casi nunca son buenos consejeros los atajos que ponemos para llegar antes a la meta y alcanzar un objetivo. La mayor parte de ellos ocultan tras de sí la trampa del cortoplacismo a cambio de conseguir unos resultados mediocres o al menos de menor calidad.

A tenor de esto, por ejemplo ayer veía un reportaje sobre el jamón ibérico. En él se contaba todo el proceso de elaboración de un jamón ibérico 100% de bellota y otros jamones que no cuentan con esa distinción. Si bien a priori puede parecer que conseguir la misma calidad por varias vías… lo cierto es que no parece ser lo mismo tener a los cerdos disfrutando de una gran extensión de campo y comiendo bellotas que en una granja cebados con pienso en menor tiempo. Y no os cuento lo que fue descubrir que gran parte de los jamones que se venden en nuestro país vienen importados de Hungría y proceden de unos cerdos -los mangalica- que poco se parecen a los ibéricos y casi tienen mucho más de oveja. Pues bien, quizás para poco entendidos la semejanza es similar, pero creo que todos podemos estar de acuerdo en que no son iguales. Y nadie quiere que le tomen el pelo, así que como en todo en la vida, mejor hacer las cosas bien y decir lo que son en lugar de intentar engañarnos llamando a las cosas lo que son.

Somos cabezotas y tercos y capaces de autoengañarnos con éxito. ¿Qué conseguimos a cambio? Lo cierto es que a medio y largo plazo creo que lo único que conseguimos es frustración y mayor desesperanza. Hemos oído muchas veces que si no somos sinceros con uno mismo, nadie lo será por nosotros. Y no hay mayor verdad que esa. El que se tapa los ojos y se engaña ocultando una realidad que no quiere ver, tampoco escuchará a los que le rodean cuando le quieran ayudar a quitarse la venda.

Por ello hemos de ser capaces de recapacitar y conseguir conectar con nuestro interior cuando estemos perdidos o desorientados. Hemos de buscar nuestra voz que grita para que volvamos a descubrir la senda que nos conduce a lo que deseamos, a los sueños que hemos de conquistar.

¿Por qué renunciar a cada paso del trayecto y disfrutar de cada mirada alrededor? ¿Por qué no aprender de cada instante en lugar de gastarlo en la búsqueda de caminos alternativos que a la larga nos alejan del objetivo?

Hoy, cuando subía a la montaña y descubrí tantas escaleras y un camino que requería cierto esfuerzo, podría haber regresado a caminar por la ciudad, pero gracias a que persistí en mi idea de subir a lo alto pude contemplar con alegría una panorámica envidiable. Todo lo que nos genera alegría y felicidad en general conlleva una dosis de esfuerzo. De nada sirve acelerar el tiempo si lo que queremos es un buen resultado. Hay que reflexionar y ser capaces de escuchar durante la espera. Tengamos paciencia para que el rosal crezca con fuerza y nos maraville con sus pequeños capullos que se convertirán en hermosas rosas.

panoramica_barcelona_mayo14

Para ser feliz hay que ser paciente y tenaz. Hay que sembrar y regar con mimo. Dejar que la semilla asiente en tierra fértil y, cuando llegue su momento, comience a germinar y madure.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s