Soy combatiente… sobreviviente, yo

Hace días que esta canción suena y resuena en mi cabeza. Admiro la crítica que hace Maná de un sistema que nos impide pensar, ser y sentir. Pero sobre todo siento la fuerza de creer en uno mismo, en la capacidad para fortalecerse por aquello que se vive y luchar por aquello que, cuando se es consciente de uno mismo, se quiere ser.

Programados… No sé si es que todo pasa muy rápido o que tuve la suerte de vivir mi juventud hace tiempo y aún éramos inocentes. No sé si la realidad la cambiamos todos o poco a poco se contagian hábitos, costumbres y malas prácticas que, en lugar de derivar en una vida mejor, tienden a desarrollar pequeños desastres que condicionan nuestras vidas. Como en todo, depende de lo que te rodea, de lo que sientas y de la sensibilidad que tengas hacia aquello que te rodea y que quieres descubrir, puedes ver el vaso medio lleno o medio vacío. En cualquier caso, no se puede negar que en este mundo, las imposiciones son una realidad que existe más de lo que probablemente nos gustaría.

Programar la infancia porque tenemos responsabilidad de ella. No. Ese no es nuestro objetivo. Para aquellos más pequeños que son inocentes y vulnerables debería haber consenso generalizado de cumplir con la obligación de velar por su desarrollo y crecimiento saludable. Dejar que los niños imaginen, inventen, sueñen y crean que todo es posible y que pueden cambiar el mundo… puesto que son nuestro futuro.

Y para todos aquellos que ya hemos dejado la niñez y la adolescencia, debemos saber aprovechar cada oportunidad. Cada instante, a pesar de suponer una dificultad o requerir un esfuerzo, puede representar una decisión de superación personal o la negación de nuestros sueños. Cuál de los dos sea realidad sólo depende de la decisión interna que tenga lugar. ¿Razón o corazón? Pues dicen que el corazón es el que nos ayudar en último instante a decidir en aquello que razón y corazón valoran de forma similar. Que cada vez más creemos que las emociones son las que nos ayudan a decidir de forma más acertada… Y realmente creo que así es, puesto que el pensamiento no deja de estar condicionado a la subjetividad de nuestras creencias, de lo que nos han inculcado, de lo que hemos visto y sentido en experiencias anteriores. Y si creemos algo, para bien o para mal, podemos hacer que suceda en más ocasiones de lo que realmente creemos.

Sobreviviente. Porque pase lo que pase hay un afán de superación, de reinvención, de lucha y predisposición a hacer algo por los demás, a ayudar y a crear un mundo mejor. Porque no importa que la multitud piense diferente o sienta diferente, sólo importa ser quien quieres ser y no quien los demás esperan que seas. No importa ser diferente si con ello consigues la felicidad, pues la vida es corta y no se vive si se llevan máscaras que ocultan aquello que late dentro. Más vale ser fiel a uno mismo y ser consecuente que morir anhelante por la vida que soñaste tener y por la que nunca luchaste.

Soy combatiente… Creo que como dice la canción, hay que seguir adelante con espíritu para conseguir aquello por lo que luchamos. Que cada paso nos ayude a impulsarnos para conseguirlo. Y, ante la adversidad, lo que no mata ha de fortalecernos para un mañana que será mejor. Pues como decía uno de mis ángeles de la guarda, si dudamos de todo, nada tiene sentido. Pero cada uno debe buscar el sentido de su vida para que deje huella.

              Desde crío
              me conducían el soñar,
              todo era imposición.

              Desde niño
              controlaban lo que iba a pensar,
              mataban la ilusión.

              Lo que no mata,
              me fortalece hoy.
              Ser combatiente,
              me fortalece hoy,
              por hoy, por hoy.

              Y nunca quise ser igual,
              nunca me latió ser del rebaño.
              Pensar tan diferente hoy,
              hoy me tiene vivo, combatiente.

              Soy combatiente, nadie me va a parar.
              Soy combatiente, nada me va a parar, no, no…
              Soy combatiente, sobreviviente, yo,
              lo que no me mató, me fortaleció.

              Somos en serie fabricados,
              como unos clones programados,
              siempre imponiendo qué pensar,
              qué joder, qué amar, qué rezar, qué pisotear.

              Soy combatiente, nadie me va a parar.
              Soy combatiente, nada me va a parar, no, no…
              Soy combatiente, sobreviviente, yo,
              lo que no me mató, me fortaleció.

              Sumisión es lo que nos mata,
              la imposición lo que nos va matar,
              mejor es respetar al prójimo
              amar y ser un combatiente.

              combatiente, nadie me va a parar.
              Soy combatiente, nada me va a parar, no, no…
              Soy combatiente, sobreviviente, yo,
              lo que no me mató, me fortaleció.

              Soy combatiente, sobreviviente, yo,
              lo que no me mato, me fortaleció.

Combatiente, de Maná

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s