Eres la persona más fantástica de la tierra

“Tengo un cumplido estupendo para ti: puede que yo sea la única persona sobre la faz de la tierra que sepa que eres la mujer más fantástica de la tierra. Puede que yo sea el único que aprecie lo asombrosa que eres en cada una de las cosas que haces y en cómo eres… y en cada uno de los pensamientos que tienes y en cómo dices lo que quieres decir y en cómo casi siempre quieres decir algo que tiene que ver con ser sincero y bueno. Y creo que la mayoría de la gente se pierde eso de ti y yo les observo preguntándome cómo pueden verte traerles su comida y limpiar sus mesas y no captar que acaban de conocer a la persona más maravillosa que existe. Y el hecho de que yo sí lo capte me hace sentir bien conmigo mismo.”

De la película Mejor… imposible, de James L. Brooks

Es increíble cómo pasan las cosas importantes por el corazón y la mente cuando reina la calma, con el mar de fondo. Cómo se conectan las piezas del puzzle de la vida cuando el tiempo no se siente intimidado por el estrés que nos inculcan aquellos que viven aferrados al trabajo y al capital, que se cuela entre las células de la piel a veces sin resistencia.

filigrana__pequeña

Hace tiempo que mis ojos sólo brillan por quien sabe hacerme sonreír, por quien tiende la mano firme para ayudar, por quien es consecuente con lo que dice, con lo que hace, por quien ama sin buscar un por qué. Hace tiempo que aprendí que para ser libre hay que aceptar que cada vida es una estrella que a veces está cerca y a veces se aleja, y sólo depende de ella irse y no volver o volver y quedarse. Somos las decisiones que tomamos en cada instante, donde el acierto o el error no lo es todo, porque casi siempre todo tiene solución. Y nada puede ser tan malo como para no perdonar o tan trágico como para afligirse hasta que genere una patología que nos haga enfermar.

La vida es corta y dejarla pasar es la peor de las decisiones. Cuando algo en la vida te ha hecho darte cuenta de esa gran verdad a veces sientes que todo cambia y tu perspectiva también.

Supongo que hace muchos años que veo las relaciones personales desde un punto de vista diferente a la gran multitud y por eso ya no sé ver de otra forma. Y es que cuando me preguntan cómo lo hago para aceptar que las personas han de ser libres y respetarse por encima de todo, algunos lo comparten, pero ven difícil la tarea de concienciarse para no generar dependencias de otros a quienes aman. Porque sólo entiendo el amor cuando puedes desnudar tu vida ante otros y no hay miedos sino paz y complicidad.

Observar a las personas y escucharlas siempre me ha parecido una tarea apasionante. Con el tiempo me he dado cuenta que la intuición me guía para ver más allá. Y, aunque en ocasiones se equivoca, la mayor parte de las veces es mejor consejera que la razón. Porque la bondad a veces se alberga tras la máscara que el día a día nos colocamos por vergüenza a mostrar lo que somos. Porque la fragilidad no es bienvenida es un mundo que venera a los más fuertes como símbolo de poder. Pues bien, será que con esto de estudiar medicina china, la práctica del diagnóstico para llegar al origen del desequilibrio en algo se parece a ver más allá de las apariencias. Yo sigo queriendo ver esa frescura en la gente cuando les despiertas el ánimo por descubrirse, la calidez de unos brazos agradecidos que se cierran a tu alrededor cuando les has escuchado o dado un poco de cariño, las lágrimas de alegría cuando alguien encuentra su camino y tú sólo has estado presente a su lado. Sigo queriendo compartir con la gente cada instante para que no quede vacío sino que de todos ellos nazca una sonrisa, una amistad, un recuerdo, un aprendizaje, una voluntad y el coraje para vivir.

Personas maravillosas he conocido unas cuantas en la vida y con casi todas mantengo contacto. Son aquellas que descubres un día y como si un hilo te atara a ellas se sientes conectado aún cuando están a kilómetros de distancia.

Hoy eres la persona más maravillosa de la tierra. Porque sabes sentir mi voz y entender que lo que dicen mis palabras no es lo que siento. Porque siempre recuerdo con ternura las promesas de respeto y sinceridad que hicimos. Porque añoro esas pequeñas locuras improvisadas y  simples que hoy nos han traído donde estamos. Porque nadie me ha hecho sentir tan libre como tus brazos. Porque mi corazón te sigue queriendo como si fuera ayer el primer día que te conocí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s