¿Yin o Yang?

Hoy trataré de escribir algunas notas sobre MTC, recuperando la dualidad Yin y Yang para que a partir de algunas preguntas que utilizo en las sesiones como terapeuta cada uno pueda saber si tiene características más Yin o más Yang. Al final el equilibrio es lo que todos buscamos por lo que lo ideal sería que tuviéramos características Yin y Yang, pero cuando el global se decanta hacia un lado u otro, aparecen los desequilibrios y los síntomas que nos indican si uno de los dos (Yin o Yang) está en exceso o hay una carencia de uno de ellos. Esto es lo que como terapeuta nos ayuda a diagnosticar y establecer una terapia adecuada a cada persona.

Hoy dejaré el test abierto -sin referencias a qué es Yin y qué es Yang- para que todos podáis pensar si os identificáis con los “síntomas” que se indican. No hay que condicionarse, sino ser sinceros y, sobre todo, por si os sirve, pensar en cómo estáis ahora y si esa situación es la que os define habitualmente. Si la condición actual de cada uno no es habitual, indicará que hay factores que están alterando vuestra situación. En ese caso, eso es lo que deberíais trabajar para encontrar el equilibrio de vuestro cuerpo. Y, si la situación actual coincide que la habitual, entonces las respuestas os ayudarán a identificar vuestra tendencia. Es decir, os indicará cuáles son los desequilibrios a los que vuestro cuerpo tiende por genética, por estilo de vida o por entorno en el que vivís. Conocerlo os ayudará a saber qué es lo que podéis hacer para cambiar algunos factores  o hábitos de vida para que podáis vivir mejor.

No quiero dejar comentarios genéricos sobre Yin y Yang puesto que las generalidades pueden ser muy malas consejeras y como criterio de diagnóstico inicial es un inicio. Desde la experiencia, la teoría de los cinco elementos ayuda a complementar muchos aspectos que para un buen diagnóstico de MTC son importantes. Por este motivo, para los más interesados podéis leer las entradas de los Zang-Fu, donde recojo las funciones principales de cada órgano y una primeras pinceladas de su importancia para vivir bien.

Las siguientes preguntas son genéricas y sirven para todos los públicos.

  • Sensación de frío y de ser friolero
  • Frío en las manos
  • Frío en los pies
  • Sensación general de calor
  • Calor en las manos
  • Calor en los pies
  • Sudor sin esfuerzo
  • Sudor nocturno
  • Cansancio sin motivo aparente
  • Insomnio
  • Somnolencia, sobre todo después de comer
  • Pérdida de apetito
  • Sensación de hambre continua
  • Deseo de dulce
  • Náuseas o vómitos
  • Hipo, regurgitaciones o gases
  • Hinchazón abdominal
  • Sed frecuente
  • Boca seca, garganta seca
  • Sensación de cuerpo extraño en la garganta
  • Angustia, ansiedad
  • Agitación, nerviosismo
  • Migrañas
  • Vértigos
  • Acúfenos
  • Picor o irritación de los ojos
  • Puntos luminosos en los ojos (miodesopsias)
  • Problemas de gingivitis o aftas bucales
  • Rinitis, sinusitis
  • Catarros o resfriados habituales
  • Dificultad para respirar, opresión en el pecho
  • Dolor en la región del corazón
  • Palpitaciones
  • Taquicardias
  • Estreñimiento
  • Heces blandas o diarrea
  • Dolor lumbar
  • Pérdida o disminución de libido

Además, en el caso de las mujeres el ciclo menstrual aporta mucha información sobre nuestro estado y es muy útil aprovecharlo. Así que ahí os dejo algunas preguntas al respecto:

  • Síndrome premenstrual
  • Reglas dolorosas y con coágulos
  • Reglas abundantes
  • Reglas poco abundantes
  • Reglas largas
  • Reglas cortas
  • Reglas adelantadas
  • Reglas retrasadas